Discalculia Haz el test ahora Abrir el Menú Móvil Haz el test ahora
La discalculia es un trastorno del aprendizaje que afecta a las habilidades matemáticas. Un diagnóstico temprano ayuda a evitar un bajo rendimiento escolar
Haz el test ahora

21Mar

Cómo ayudar a un niño con discalculia a mejorar en matemáticas

La discalculia, es un trastorno del aprendizaje extremamente heterogéneo así que los niños discalcúlicos pueden tener perfiles muy diferentes. Sin embargo, existen guías generales que siempre podemos seguir al planificar un programa de intervención para saber como ayudar a un niño con discalculia, independientemente de su perfil.

Imagen adquirida a Istockphoto.com

 

Identificación de fortalezas y debilidades

La discalculia es un trastorno del aprendizaje de origen neurobiológico que afecta la correcta adquisición de las habilidades matemáticas. El hecho que sea neurológico y de origen genético no implica que no se pueda ayudar a un niño con discalculia para que mejore sus habilidades matemáticas. Lo importante es identificar con precisión sus fortalezas y debilidades para poder organizar un programa de intervención personalizado. De hecho, si un alumno presenta problemas graves en el aprendizaje de las matemáticas, los padres y profesores deberían remitir al alumno al orientador escolar o a un profesional externo al colegio,  para que realice una evaluación completa. La evaluación deberá incluir pruebas psicológicas de inteligencia, atención y lectura, junto con pruebas específicas de matemáticas con el fin de identificación de manera precisa las areas a intervenir.

Las dificultades típicas de los niños con discalculia

La discalculia puede presentarse de forma muy heterogénea, pero, en general, los niños con discalculia experimentan dificultades con los aspectos más básicos del procesamiento numérico como por ejemplo la capacidad para discriminar entre cantidades, el conteo o el reconocimiento de dígitos. Como consecuencia, les falta la base para desarrollar un conocimiento matemático más avanzado. Además, los niños con discalculia normalmente presentan problemas a nivel de memorización de hechos numéricos y de procedimientos y conceptos matemáticos.

Como ayudar a un niño con discalculia

Vamos a ver algunos consejos generales que se pueden seguir para ayudar a niños con discalculia a superar estas dificultades y facilitar el aprendizaje de las matemáticas.

Minimizar la cantidad de información a memorizar

Los niños con discalculia pueden tener problemas graves con habilidades de memoria de trabajo y de memoria a largo plazo. Estas dificultades son evidentes en el caso de la memorización de hechos numéricos y conceptos matemáticos. Por lo tanto, es muy importante minimizar la cantidad de información que los niños deben saber de memoria. Proporcionar suportes visuales, como la tabla de multiplicar o esquemas con fórmulas matemáticas, puede ayudar mucho en este sentido porque el niño puede enfocar todos sus recursos cognitivos en el proceso de razonamiento.

Desde lo concreto a lo abstracto

Ya que niños con discalculia tienen problemas para almacenar información numérica, cuando trabajamos con ellos es especialmente necesario que el aprendizaje se base en la comprensión profunda de los conceptos y los procedimientos matemáticos. Así, por ejemplo, deben explicarse y trabajarse procedimientos para resolver las operaciones básicas alternativos a la mera memorización. Para facilitar este proceso, el aprendizaje debe ir de lo concreto a lo abstracto. Por ejemplo, en la enseñanza del valor posicional de los números podemos empezar con la explicación del concepto con objetos reales como por ejemplo las regletas, seguir con una representación en forma de dibujo y al final utilizar solamente símbolos abstractos (los dígitos). En este proceso el uso de materiales manipulativos,  como la tabla de multiplicar Montessori, los bloques de base 10 o las regletas, juega un papel muy importante.

Personalización perfecta

Para apoyar el aprendizaje de las matemáticas es importante respetar el ritmo de cada niño, sobre todo en el caso de niños con discalculia. Cada niño tiene un especifico perfil de fortalezas y debilidades que tenemos que tomar en cuenta para organizar una intervención los más posible personalizada.

En este sentido nos pueden ayudar muchos método online de aprendizaje de matemáticas que cuentan con inteligencia artificial para adaptarse a cada perfil, como por ejemplo Smartick. De hecho, en línea con el principio de la personalización de los contenidos, el algoritmo de  Smartick coloca a cada niño en el umbral de su máxima competencia tras una prueba de entrada. Después, dependiendo de cómo lo hace en cada sesión, le van planteando ejercicios adaptados a su nivel. Eso evita potenciales frustraciones de los niños ante las tareas matemáticas, respetando los tiempos de cada uno.

Involucrar a las familias

El apoyo de la familia es fundamental cuando trabajamos con niños con discalculia. Es importante que los padres no se sientan culpables para el problema de su hijo y que comprendan sus dificultades con las matemáticas evitando que su autoestima se deteriore. Además, pueden complementar las capacidades del niño favoreciendo un entorno en el que de forma lúdica haya referencias a lo numérico. Por ejemplo, los juegos de cartas, el dominó o los juegos de mesa son herramientas muy útil que se pueden utilizar en casa para favorecer la interiorización de conceptos numéricos en niños con dificultades en el aprendizaje de las matemáticas.

Confiamos en que este post te haya enseñado cómo ayudar a un niño con discalculia a mejorar en matemáticas. Si tienes dudas sobre el riesgo de discalculia en tu hijo, no dudes en acudir a algún especialista. La identificación y atención temprana ayuda a que la corrección sea más sencilla.

Hiwet Costa
Últimas entradas de Hiwet Costa (ver todo)

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a [email protected]

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

He leído y acepto la política de privacidad y cookies