Discalculia Haz el test ahora Abrir el Menú Móvil Haz el test ahora
La discalculia es un trastorno del aprendizaje que afecta a las habilidades matemáticas. Un diagnóstico temprano ayuda a evitar un bajo rendimiento escolar
Haz el test ahora

25Ene

Dislexia y Discalculia. Qué son y cómo ayudar a tu hijo

Dislexia y discalculia son dos trastornos del aprendizaje con características muy distintas, aunque a menudo se presenten juntos.

Imagen adquirida a Istockphoto.com

 

Vamos a ver cuáles son los puntos en común y las diferencias entre dislexia y discalculia, dos trastornos que afectan, como mínimo, a un alumno por cada clase.

Qué son dislexia y discalculia

Dislexia

La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje de origen neurobiológico. Se caracteriza por la dificultad para reconocer palabras de forma precisa y/o fluida, así como habilidades pobres de decodificación y de ortografía. Estas dificultades tienen su origen en una deficiencia en el componente fonológico del lenguaje que, a menudo, resulta inesperada en relación a otras habilidades cognitivas o las condiciones de instrucción en la escuela.

Discalculia

La discalculia es un trastorno específico del aprendizaje de origen neurobiológico caracterizado por dificultades en la correcta adquisición de las habilidades matemáticas. Tiene una prevalecía similar a la de la dislexia, entre el 5 y el 7% de la población. Sin embargo, no todos los niños con dificultades en matemáticas tienen discalculia. Hay otras causas que pueden explicar las dificultades en las matemáticas. Por ejemplo, un bajo nivel intelectual, dificultades de atención, métodos educativos inadecuados o una reducida exposición a experiencias numéricas.

Síntomas de dislexia y discalculia

Dislexia

La identificación temprana de las dificultades de aprendizaje de la lectura es muy importante porque nos permite implementar inmediatamente estrategias compensatorias para apoyar al niño. De hecho, existen algunos signos que nos permiten reconocer niños en riesgo de dislexia ya en edad preescolar, mientras que otras señales son más típicas de niños más mayores.

Dislexia y discalculia. Síntomas de la dislexia en las diferentes etapas educativas.

Discalculia

La discalculia puede presentarse de forma muy heterogénea, pero, en general, los niños con discalculia experimentan dificultades en los aspectos más básicos del procesamiento numérico y del cálculo. Estas dificultades en el aprendizaje de las matemáticas se manifiestan de manera diferente en función de las edades.

Dislexia y discalculia. Síntomas de la discalculia en las diferentes etapas educativas.

Impacto social y emocional

Dislexia

Puesto que una buena parte de la comunicación la realizamos por medio del lenguaje escrito, la dislexia implica varias limitaciones en diferentes áreas de la vida del individuo y esto puede influir sobre el bienestar y la calidad de la vida.

En el caso de los niños, los problemas psicológicos y emocionales relacionados con la dislexia a menudo se deben a dificultades académicas provocadas por este trastorno del aprendizaje. Estos problemas emocionales se pueden manifestar con un estado de ánimo a menudo irritable, agresividad y actitudes de evitación o provocación y también son típicos los trastornos somáticos como dolor de cabeza y dolor de estómago. El entorno puede influir mucho en las consecuencias de un trastorno específico del aprendizaje. Por eso por un lado los profesores tienen que supervisar e intervenir en el entorno escolar y, por otro lado, los padres deben respaldar al niño y comprender sus dificultades, evitando que su autoestima se deteriore.

Discalculia

Existe cierta presión asociada a las matemáticas en la vida escolar y en el día a día, principalmente por la asociación que habitualmente se hace entre inteligencia y dominio de las matemáticas. Una de las consecuencias de esta presión es la ansiedad matemática, un sentimiento de tensión, aprensión o miedo que interfiere con el rendimiento matemático. Los niños con discalculia son habitualmente conscientes de sus incapacidades y esto puede generar ansiedad ante las situaciones matemáticas. Esta ansiedad, unida a sus dificultades de aprendizaje, genera un rendimiento aún peor. Es decir, la ansiedad matemática acentúa el problema de la discalculia, de ahí la necesidad de abordar también los aspectos emocionales en la intervención sobre este trastorno.

Cómo ayudar a niños con dislexia y discalculia

Dislexia

Dominar la lectura significa desarrollar una serie de estrategias que permitan traducir de una forma rápida y automática los signos escritos sobre el papel en sonidos, al leer en voz alta, o en significados, al leer de manera silenciosa y comprensiva. Normalmente esas estrategias se van adquiriendo durante los primeros años de la escolaridad y se van perfeccionando a lo largo del tiempo, hasta que el niño consigue leer con fluidez y comprensión.

Los niños con dislexia tienen problemas en estos aspectos del aprendizaje y para ayudarlos es necesaria una intervención psicopedagógica especifica. Un buen programa de intervención tiene que incluir diferentes fases, cada una imprescindible para el desarrollo de la siguiente:

  • Fase 1: conciencia fonológica (conciencia léxica y silábica).
  • Fase 2: conciencia fonémica y principio alfabético.
  • Fase 3: automatización de la lectura (fluidez lectora: precisión, velocidad y entonación).
  • Fase 4: comprensión lectora, ortografía arbitraria y expresión escrita.

Discalculia

Los niños discalcúlicos necesitan un entrenamiento adaptado centrado en la comprensión profunda de conceptos y procedimientos matemáticos. En este sentido, Los materiales manipulativos son una herramienta muy potente para facilitar la comprensión numérica.

El tratamiento debe ir acompañado por medidas compensatorias en la escuela. En particular los profesores deben realizar adaptaciones específicas teniendo en cuenta que es necesario atender al nivel de matemáticas del niño. Es importante que entiendan que la discalculia puede ser resistente al tratamiento y, por lo tanto, no debe ser un problema proporcionar herramientas y medidas compensatorias que faciliten las tareas del niño como material visual y manipulativo o dejarle más tiempo a la hora de ser evaluado.

La familia también juega un papel importante y puede apoyar el desarrollo de las habilidades matemáticas del niño favoreciendo un entorno en el que de forma lúdica haya referencias a lo numérico (calendarios, juegos de cartas, medir en recetas de cocina…).

Si tienes dudas sobre la posibilidad de dislexia y discalculia en tu hijo, no dudes en acudir a algún especialista. La identificación y atención temprana ayuda a que la corrección sea más sencilla.

Hiwet Costa
Últimas entradas de Hiwet Costa (ver todo)

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a [email protected]

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

He leído y acepto la política de privacidad y cookies